C/ Francisco Guzmán 14. 28025. Madrid.
(+34) 910 022 983 info@mibanquero.es

Reunificación de deudas

Préstamos para reunificar deudas

Los préstamos personales  o créditos pueden ser solicitados a un banco, un  prestamista  o una compañía de préstamos privados físico o en  Internet. Los destinos  principales de los préstamos personales son para la compra o reparación de vehículos,  vacaciones, educación, gastos médicos, reparaciones del hogar o remodelación, facturas legales y de consolidación, reunificación o refinanciación de deudas.

El crédito o préstamo  será otorgado en base a sus ingresos y las valoraciones globales de crédito. La línea de crédito es el la facilidad más crítica para la entidad crediticia, esta, pone a disposición del prestamista una  cantidad de dinero global en función de los ingresos del prestatario a libre disposición ya sea completo o la cantidad que necesita y cuando se necesita, sin tener que pagar cuotas mensuales y amortización del capital hasta el vencimiento.

Tanto los préstamos como los créditos, se clasifican en dos tipos, con y sin garantía. En función de algún tipo de garantías, se dan los préstamos garantizados. La entidad crediticia  mantiene como una garantía contra el préstamo, activos como depósitos, fondos de inversión, un inmueble,  un vehículo, terrenos  o cualquier tipo de activo. Contrariamente a esto, los préstamos sin garantía no requieren la pignoración de ningún activo, pero la tasa de interés suele ser  más alta debido al mayor riesgo de impago.

Los créditos suelen tener una duración de un año, y se van analizando y aprobando en función del comportami9ento del prestatario. Los préstamos, se conceden  por un período máximo de cinco años.  Siempre es importante entender los términos antes de aceptar préstamos. El importe de las cuotas será bajo si se  toma dinero  préstamo a más largo plazo, pero debido a que los tipos de interés serán más altos en los préstamos a más largo plazo,  terminará  pagando grandes cantidades.

Es mejor estudiar y ajustar el préstamo  exactamente a  lo que necesita, de modo que usted puede pagar con facilidad y rapidez. Usted debe hacer los pagos en forma mensual y con regularidad para que no sea considerado  un moroso.

Los préstamos personales, en determinadas situaciones, se utilizan  para consolidar otras deudas. La reunificación de deudas hace que pagues una sola cuota única, en vez de muchas más pequeñas, pero que en suma son más del doble. Esto le ayudará en el corto plazo, ya que tendrá que afrontar menores pagos mes a mes, pero a la larga, acabará pagando muchos más intereses. Por otro lado, normalmente, una persona que firma un préstamo personal para reunificar  sus deudas, acaba con  enormes deudas de nuevo.

 

Deja un comentario